martes, 18 de agosto de 2009

CHONGAJE CORDOBES - VILLA MARIA


El jueves a la noche, arrancamos para villa maría, salía el bondi a las 23.59 del jueves 13 de agosto. Como me suele pasar, casi me lo pierdo. Me tomé el 101 hacia Retiro, y daba vueltas, vueltas, y en un momento pensé en bajarme y tomar un taxi, pero le pregunté al chofer, y me dijo que llegábamos. En un acto de simpatía, me dijo que me dejaba en la puerta de la terminal de ómnibus. Por un momento, me dio paranoia, y pensé que me iba a meter en la Villa 31 y sacarme los instrumentos, porque agarró por ese lado, pero no, me dejó en la puertita de la terminal. Me metí a las corridas (eran menos 10), y ahora la terminal tiene una modalidad aeropuerto donde es como que hay que hacer un check in para entrar al andén. En mi apuro esquizo histérico, el guarda me pide el pasaje, y le respondo con mi voz subyugante "lo tiene el pibe que está adentro" (en alusión a Rodrigo), y paso acelerado, con toda mi humanidad, y mis bolsos, y mi pie de teclado... imposible detenerme para el esmirriado guardia de Prosegur! Lo más cómico era que Rodrigo me esperaba al lado del guardia, y nunca lo ví. Salí al andén, y él venía atrás mio. Y bueno, ahí me calmé, ya estábamos ahí..

El viaje pasó sin pena ni gloria, como siempre, bardeando a alguien, en este caso los pibes de atrás, que venían con la música tan fuerte (en sus auriculares) que por un momento pensé que era un celular en altavoz... y no! eran los auriculares. Encima con una selección de temas antológica (Cristian, Shakira Loba, Arjona, entre otras cosas increíbles), aparte de que se ganaban una puteada mía cada vez q salían del asiento, porque se agarraban del mío, y me inclinaban el respaldo para atrás. Pero me vengué! Sí! Porque cuando me puse mis antiojeras y mis tapones de oídos, empecé con un concierto de ronquidos que se valió los chistidos de la cabina del Sierras de Córdoba que nos llevaba! Tomen putos! Aprendan lo que es roncar! Esto es punk! De todos modos, los guachos aprovecharon y en Rosario, no sé por qué, se prendieron todas las luces, y cuando podían, se hacían los que pasaban con sus bolsos y me los daban en la cara. Les contestaba con unas lindas puteadas! Viaje Punk!

Llegamos a Villa María, nos tomamos un taxi, me saqué una foto con el gimnasio este, donde el señor Rossel y yo, te señalamos y te decimos "tu tambien puedes ser como yo!"




y llegamos a la casa peronista donde nos alojará el Chulo. Una casa peronista de empleados de correo. Un lugar maravilloso, con busto de Evita, parrilla para el asado. Todo! lo tenía todo! Dormimos en no aprovechar la parrillita, eso sí.



Me saqué una foto dándole un beso a nuestra adorada Evita!



El Chulo eligió quedarse durmiendo en la casa peronista, porque venía de festejar su cumple el jueves a la noche, y seguía el viernes (yo tocaba en su fiesta de cumpleaños), así que le convenía echarse un toquecito.





Fuimos a pasear con Rod, entramos a un almacén, y encontramos este río, una represa, y nos sacamos fotos. Era un lugar hermoso!





Luego, volvimos a la casa peronista, y nos echamos a dormir nosotros. El Chulo a eso de las 12 me avisa que se va, y le abro la puerta, se iba para la casa. Si bien habían unos albañiles laburando al lado con sus picos, lo maravilloso de tener tapones de oído es que te olvidás de todo eso. Me levanté a eso de las 3, y me dí cuenta de un error! A las 3 cierra todo, y hasta las 4.30 no arranca nada, teniamos hambre, y no había posibilidad de comprar comida en serio. Entonces, El Chulo nos provee de sanguchitos con pollo y mayonesa que nos salvaron de la muerte. A eso de las 6 me voy para Lomo a probar sonido.

Lomo es una especie de restó lounge, en una parte muy cheta de Villa Maria (cabe destacar que todo lo que ví de Villa Maria me hizo acordar a la Zona Norte de Buenos Aires, hay partes que son como Martinez y partes que son como Munro) Lomo estaría en Martínez. El lugar sonaba de la ostia! Todo perfecto, me copé en la prueba (últimamente hago más show de prueba de sonido que de show en sí mismo) así que pasé como 2 veces el show, hice lados b, hice de todo, en la prueba. Perfecto!
Nos volvimos a la casa peronista. Ahí apareció Mati, un amigo de la casa, en su moto, venía desde Córdoba Capital. Ducha, y de nuevo a Lomo, donde ya habían llegado el resto de los chicos. La noche era medio templada, todo ideal. Los chicos ya estaban haciendo sus manualidades para la fiesta (post its con consignas, entre otras cosas) y yo, nada, me senté, a descansar un poco. La pizza de Lomo fue realmente sabrosa! Me habré comido una pizza y media (después me quejo de que me falta definición)

y fue arrancando todo, se acercaba el chow!

1 comentario:

Alex Lug dijo...

Suena bastante entretenido tu viaje a Villa María Fok, espero un día se me haga verte, pero preferiría Buenos Aires hehe!

;-)