martes, 8 de junio de 2010

22 Guebarda



Ese show era el último en mucho tiempo, así que sería algo bastante especial. A último momento, ensayamos con Miler algunas cosas nuevas, y tras una terrible discusión acerca de por qué poner o no una mesita para que yo dispare las pistas más cómodamente, discusión en la cual casi nos agarramos con facones con Genta, dado que él sostenía otros puntos de vista, concluímos, no sé en base a quien, que el teclado esta vez vaya adelante, y no tan de costado como suelo ponerlo. Lo cual fue una sabia decisión. Mientras discutíamos con Genta, y probábamos sonido, Madueña se lo pasaba hablando por teléfono e invitando gente. Que las pistas, que esto, que lo otro. Nosotros probábamos sonido y discutíamos, acaloradamente.
Todo quedó en su lugar, y con la araña en el techo, era un lujo el escenario. Un show esta vez con 2 partes, una entradita, más para los temas melancólicos, y una parte más para lo que es bien arriba. Completito. Esta vez contábamos con la participación de Sandrina, en performance. Cuando llegó, toda con un enterito rojo, pensé que ese era el vestuario de la performance. Resulta que así venía de la calle. Siempre tiene un problema, pobre, esta vez, simplemente, no le ponían el cd que tenían que ponerle, y entró en medio de la gente, pidiendo silencio, y gritando que estaba loca. La miré, me tenté muchísimo, siguió con su poesía, cantando, alocada, ante la atónita gente del lugar. Simplemente único. Sandrina al mil por ciento. Había gente a la que le molestaba esta intervención, a mí, particularmente, no me jodía para nada. Quizás debiera haber hablado por micrófono, la gente estaba con un mambo muy de charlar, no de ver teatro, ponele.
Arrancamos con la parte más tranquila, con Verte bien, No me toques, todo ese bloque, más de baladas, más tranquilo. Solo yo y Genta, sin Miler, con vestuario normal, de gente seria :P. Y el segundo bloque sería algo más arriba, más colorido, más festivo, más catárquico, y sacándome las ganas de hacer todo eso que no pude hacer en divas, todos los temas que quedaron afuera. Me gusta mucho tocar en vivo.
Recuerdo que al terminar el show, quedaron todos bastante cachondos, y que en un moment me desapareció Ripio, el tecladito theremin de juguete, pero con una hábil maniobra lo pude encontrar. La cachondez en la pista no paraba, y cuando me acercaba no paraban de gritarme cosas como tengo onda y demás. Me ponía rojo yo. Así que nos fuimos, yo a dormir, obvio. Poco divo lo mío. Pero con una de las mejores fotos, que luego usaré para el Ciudad Emergente, fotos x Gisela Giardino..

salu2

1 comentario:

Anónimo dijo...

I like your blog !!Thank you. They are really great .
do not miss my goods , they are very beautiful !!
Fashion watches
Discount watches
Antique pocket watches
Engraved pocket watches