miércoles, 18 de agosto de 2010

3 DE JUNIO




Después de tamaño incidente policial, se venía el Festi Guebara. Un Festi al aire libre, con mucha gente, alegría, San Telmo, y vino. Cerveza, mejor dicho. Así sería el Festi Guebara. Un Festi con muchas sorpresas, con Alanosky de presentador, con Palo Pandolfo cerrando, un gran festi.

No iba a llover. El día estaba precioso, como de primavera. Entonces, tipo 7 quedé en que Genta me pasaba a buscar. Pasa puntual. Llegamos al lugar del show. Madueña había montado un escenario en medio de la calle, con luces, bonito, tranqui. Nos metemos en Guebara, que se había convertido en un camarín. Estaba llenísimo de gente, artistas, estaba la Naty, y otros personajes más, nos ponemos a charlar. Todo era muy ameno


Solo daban cerveza, pero me las ingenié para que me den coca cola. Arrancan los chicos del jazz. Siguen tocando las bandas. Eran 16 bandas, así que puede que me olvide de algunos, eran muchos nombres! Estaba la grosa de Miss Bolivia, los chicos de Hiperimpulso, con quienes me subo a hacer Aurora. Y seguía la fiesta. Llegan mis viejos, que se consiguen una mesa desde donde podían ver todo el evento, y cenar cómodos. Llegan los chicos de Falso Impostor, con quienes charlamos un buen rato. Tambien vino el tio Carlos, un tío mío que vive en EE UU, y que estaba en Arg por esos días.
Entonces llega el momento del show de PIN, donde armaríamos el mismo escenario tanto para PIN como para ELECTROCHONGO. La gente ya estaba arengando. Tocamos con PIN, y Madueña nos pedía que arranquemos urgente con ELECTROCHONGO, porque era tardísimo. Evidentemente algunas de las bandas anteriores se extendieron demasiado en su repertorio, eran 16 numeros.
Entonces nada, con discusiones acerca de si hago 2 o 3 temas, arranco, y se armó bastante pogo, baile, y algarabía, en la gente. Cosa que nunca imaginé. Me da gracia cuando me dicen que lo que hago es "música gay para una escena gay", y veo 300 personas bailando mi música en San Telmo, de las cuales, si hay 3 gays es mucho. No sé, creo que a veces, ciertos prenseros y esnobismo tienden a tratar de dejarme metido en un cajoncito, cosa que no salga de ahí, tanto yo como Peter Pank.

Terminamos el show, y hablo con mis tíos. Nos metemos entre la gente a vender discos, y vendo todos los discos que llevaba encima. Muy bien! Algunos me pidieron de firmar, lo cual me da gracia, porque me siento tan, pero tan piojo, que alguien que me venga a pedir que le firme el disco, siento que me está gastando una broma.

Termina Palo Pandolfo con Subirá en teclados, y decidimos irnos, ya venía la policía, una vecina mala onda mandó denuncia... un sábado a la noche!. Evidentemente el fascismo no solo es de ciertos cuadros gubernamentales.

Fascismo que se sigue viendo cuando llegamos a la esquina, y no estaba el auto de Genta. Eso que no lo habíamos estacionado en la línea amarilla. Resulta que para los señores del SEC, sí estaba en la línea amarilla. Podrían haberlo empujado hacia la línea amarilla? No lo sabemos. La truchada argentina, como la mano de Dios, es parte desgraciada de nuestro folklore.

Me llevan mis viejos hasta mi casa, desde donde me tomo un taxi para el Konex, para poner música en la fiesta de Feizbuk, la obra nueva de José María Muscari. Y así termina una noche feliz y agria, por causas ajenas a la música (lo último, lo de agria).

No hay comentarios: