sábado, 21 de agosto de 2010

CUELGO


Cuelgo cuando ciertas relaciones (de amistad ó de las otras) se transforman en una ida. Voy, voy, pero no vienen. Entonces cuelgo. De mi lado, una línea ocupada, que antes estaba libre. Pero ahora está ocupada. Me pasó varias veces a lo largo de la vida. Amistades que se acostumbran a que uno esté, que se acostumbran a que sea uno el que llame, el que despierte, el que genere cosas. Hasta que llega un momento en que veo que si no llamo, no llaman, si no busco, no buscan. Entonces te cuelgo. Entonces me encontrás un tiempo después y me decís "qué desaparecido estás". Ah, viste? El tema es que nunca apareciste vos, no es que desaparecí yo.

No hay comentarios: