lunes, 30 de agosto de 2010

Día


De reuniones para trabajos a futuro.

De llevar discos.

De juntarme con músicos.

Y sobre todo de escuchar mucho. Es poca la gente que tiene algo valioso para decir. Hoy Miler tenía cosas interesantes para decir, lo cual es bueno, no sucede a menudo de charlar con Miler porque es raro que vaya hasta la casa, me queda un poco trasmano desde mi casa. Pero él suele tener cosas para decir.

Ultimamente tengo un radar para detectar la bosta. La mierda. La gente que se come el cuento de la fama y vive en función de eso. Que ya se cree que soy famoso, cuando en realidad soy un piojo trabajador de mi música y mi imagen. Y anónimo.

A ver, chicos, famoso es alguien que no puede ir al supermercado. Hay tanta gente que se cree cualquier cosa. Al final mi exceso de mailing y spam dio resultado. Tanta gente que cree que me la creo. Que ya da por anticipado mi corte de rostro cuando nunca lo es. Me sorprendió este fin de semana toparme con varias de esas situaciones. Donde me endilgan un comportamiento que no tengo, por anticipado. Será que más de un piojo quisiera cortarle el rostro a los demás cuando tenga un mínimo logro? Creo que muchos proyectan lo propio en el otro. Lejos de ser esto una catarsis, es una conclusión.

En mis ratos libres hice un par de versiones de temas, una de No Me Toques, en piano, y otra de Verte bien en una suerte de vidalita espacial. Un viajecito lindo sonoro.

Nada, mañana sigo posteando huevadas. ABrazo a todos

No hay comentarios: