miércoles, 8 de septiembre de 2010

Amigos


Cuando me baja la angustia, mis amigos saben bien que seguro los llamo.
Y me cuelgo capaz como media hora al teléfono. No hablo de la angustia, no digo nada, pero creo que se dan cuenta. Es como un vacío frío, o no tan frío, acerca del futuro, y un conjunto de cosas que me pasan. Si no llamo a nadie, es porque me metí en una melodía. Y de ahí salen temas como Verte Bien, ponele. O hasta creo que la melodía de Fiesta Negra salió de algún estado así (que luego va a parar a otra parte).

No hay comentarios: