miércoles, 13 de octubre de 2010

30 de Julio - Prana


Prana es un lugar precioso. Un lugar donde el arte y la peluquería interactúan. No es un comercio, es un centro donde arrancan movidas. Es varias cosas.

Esta vez fui invitado por Ari Sorpresa. Armamos un sistema de sonido en la mesa donde cobran a los pelookeados, que (aparte) era una de esas cajas de supermercado (las que vienen con la rampa).
En otra parte de Prana hay un televisor que tiene una cassettera de VHS incorporada. Algo ochentísimo. Pasado de ochentísimo.
Después de mucha charla, tomar tés, y todo, llegó el momento de ir pensando en arrancar.

Para esta vez, en Prana, había llevado un sistema especial de sonido, donde la voz me salía con un delay medio diabólico. Funcionó de alguna forma medio friky, pero funcionó. Todo el show con ese delay siniestro, espacial, cósmico, de agujero negro, tridimensional. Lo que sí, capaz con el sonido de Prana no se apreciaba la espacialidad de este delay, la compresión del sonido y eso. Pero el show se la bancó. Es raro.
Es un desafío tocar en un lugar así, con apenas algunas luces como para show, con la gente pasando caminando al lado tuyo. Es más difícil tocar en un lugar así que en un lugar enorme donde todos están expectantes por tu show. Pero salí airoso. Es que Prana es así, mágico!
Después de ahí nos fuimos a cenar a lo de la Giardino, que me prometió que me va a regalar un teclado Casio. Mirá que lo espero, Giardino, eh.

No hay comentarios: