viernes, 22 de octubre de 2010

Triste


Si bien es triste que los de arriba traten de callar a la juventud, más triste es la juventud que pasivamente se deja callar. Vivo en una generación de corderos. De ganado. De masa que no reacciona. Ayer lo hablábamos con unos amigos. Es acá únicamente así?. Los inspectores vienen y clausuran lugares que no tienen nada malo. Mandonean, prepotean a los dueños, a músicos, a sonidistas, a barmans. Como si nosotros tuviéramos la culpa. Por qué no reaccionamos? Por qué frente a una clausura, la gente se va, con miedo a los inspectores municipales? Está mal reaccionar? Recordemos Stonewall. No está mal accionar frente a los excesos de autoridad. La autoridad la ejerce quien tiene la razón. No quien tiene el poder.

No hay comentarios: