miércoles, 13 de julio de 2011

CORDOBA DE MI VIDA






A la semana siguiente del show en el Salón Real tenía una fecha en Córdoba, en un lugar llamado Planta Baja, donde unos amigos de la fiesta Total Trash armaban un evento que se llamaría Alpha Freak, con temática de cine clase Z, Gore, y demás, y bueno, tambien haría mis canciones y eso.

Viajo muy bien, al llegar a la dirección acordada, me atiende Emanuel, casi dormido, que me muestra la cama, y hacia allí voy. Una cama tan cómoda que creo que me costó muchísimo despertarme. Conozco a su perrita, almuerzo con unos amigos que estaban conviviendo con ellos ese día, en el living. Una pechuga de pollo con ensalada. Luego de eso, decido dormir un rato, me llaman para alguna nota radial que doy por teléfono, y a eso de las 8 de la noche, vamos a probar el sonido al lugar.
Un antro, paredes pintadas de negro, decoración de cassettes, un escenario que me hacía acordar al de Pura Vida, un poco más grande, y un camarín muy cómodo. La prueba no tuvo inconveniente alguno, con los chicos nos fuimos a comer, y regresaríamos más tarde, para la tocada.
Antes que toque yo, tocaban los Loopers, una banda de Córdoba, que, armados de máquinas, hacían house en vivo, sobre loops, como una zapada. Tenían una Electribe, 2 Groovebox, 1 sampler Akai, Secuencer (hacía cuanto no veía un secuencer!) y notebooks. Me hicieron acordar a mis viejos recitales noventeros con Z 80, donde tocábamos todo con máquinas en vivo.
Sonaban muy bien los chicos, muy arriba el set (considero que más arriba que lo que hago yo, que en definitiva son canciones dance, pero bueno, los organizadores decidieron ponerme como número de cierre), y finalizaron dejando la pista ardiendo, realmente.
Luego de ellos armé lo mío, que no demandaba demasiado, la notebook ya la tenía preparada, era conectar unos teclados, y ya, lo hice con mi máscara de lucha libre, para que no me reconozcan (!). Y ya algunos del público me gritaban para que toque. Entonces arranqué.
Hacía tiempo que no tocaba solo, y bueno, esta vez es distinto, de algún modo el show va dejando de ser tan trash para ir tomando otro color. La gente estaba muy eufórica, recorrí casi todo el Fiesta Negra, seguí con algunos temas nuevos, y para el final, hice una zapada sobre una base house, con Like a Virgin, y después dejando el loop, tocando partes de teclado con el Akai y repitiéndolos, como grabando en vivo, así seguí un rato largo, con la gente bailando, hasta que le bajé el tempo, lo convertí en una cumbia, y me fui.
Desarmamos todo en seguida, fue lo primero que hice, anduve charlando un poco con la gente, y me fui a vender discos. Por sorpresa, se vendieron como 10 discos, lo cual no tenía expectativas, así que bien! Nos quedamos hasta que el boliche cerró, y hasta uno de los de seguridad me compró un disco. En eso me dan la plata para el viaje, pero todavía no me iba, así que nos volvimos a la casa de Emanuel junto con otra gente.
Un loco que después nos quedamos zapando con el teclado y la guitarra, junto a un chico que me hacía acordar a Ariel Fernandez (un cantante de una banda que tuve). No recuerdo a qué hora me fui a dormir, serían las 10.30 o algo así. En el living de lo de Emanuel no entraba la luz del día, y habían artistas plásticos, gente de otras bandas. Yo ya no estaba tomando alcohol, sino coca cola, creo que por eso pude zafar con relativa altura la resaca (relativa dije). Este chico, que tiene una banda que se llama Circulo Polar, me tocó una canción de su banda, que me sonó como bastante dark. Igual que Ariel Fernandez, pensé.
Al día siguiente me levanté a las 3 de la tarde, o algo así, y uno de los chicos, el más onda hippie, estaba cocinando fideos, plan al que me sumé, ofreciéndole latas de atún para proteinizar sus fideos, cosa que no necesitó aceptar. Almorzamos mientras él me contaba acerca de los efectos buenos de algunas hierbas que él consigue en la montaña, y que cuando pueda se va a ir a vivir al campo, que no tolera la ciudad. Me lo podía imaginar viviendo en el campo tranquilamente.
Digo estos comentarios tipo "el chico onda hippie" porque realmente soy pésimo para recordar los nombres. En eso él se va, yo me echo una siesta, y más tarde me pasa a buscar Roberto. Roberto es una especie de amante cordobés que tengo, que bueno, nada, cuando estoy allá me pego una escapada con Roberto. Nos pedimos comida china, vamos a su casa, comemos, que pin que pan, comemos de nuevo, y él se tenía que ir a un cumpleaños, así que le pido si me puede alcanzar al Roxy de Córdoba, que inauguraba esa noche. Mi amigo Hernán me había invitado. Hacia allí vamos.
Me deja en la puerta, y un mar de gente me impedía entrar. Me abro paso un poco con mi poder coercitivo, el patovica me pregunta si estoy en lista, le digo que sí, y me abren paso y me meto como por un tubo. Adentro me lo encuentro a Hernan, estaban pasando música Juliana y Lolo de Miranda, y nosotros tomábamos champagne en la pista. Luego de eso, al camarín, así que otra vez abrirse paso entre la gente, hasta llegar al camarín. Una vez ahí, estaba Ciro con su banda nueva, Jauría, que eran el show "sorpresa" de la inauguración del Roxy. Estuvimos un rato con Hernan viendo el show de Jauría, y luego nos vamos. El se iba para el otro lado, porque tenían que ir a la terminal, pero como a las 7 de la mañana, y eran las 4 recién. Yo me fui para la casa de Emanuel, que justo estaba despierto (por suerte!) para abrirme la puerta, así que agarré mis cosas y me fui a la terminal. Ya estaba hecho! Córdoba es una ciudad tan activa, tan linda.
En el micro de vuelta me acomodé muy bien, el asiento era cómodo y aparte no tenía ningún acompañante, qué mejor que viajar así!

No hay comentarios: