lunes, 19 de septiembre de 2011

Tuculand 3

Luego de la tocata, y de dejar todo en el hostel, fuimos a un after en la Casa Luminosa, donde pude respetar mi dieta, y me comí una lata de atún en el baño (creo que en 1 minuto y medio me la bajé, ante los golpes insistentes en la puerta del baño). Seguramente se habrán pensado que me estaba drogando, nunca hubieran pensado que en realidad, me comí una lata de atún, y que no tomaba alcohol. Luego de todo eso, ya la cosa no daba para más, así que me regresé al hostel, charlando y teorizando con Punga acerca de la vida.


El sábado teníamos show en Deja Vu. No recuerdo bien a qué hora me levanté, me comí una latita de atún o algo así. Luego, en la cocina, lo ví a Javi Punga preparando unas papas al horno, plan de almuerzo, a lo que me sumé. Luego del almuerzo, me ví con el inconveniente de que no podía conectar el wifi a mi laptop, así que la fecha la fui anunciando en la compu del hostel. Como Javi iba a estar en Tucumán por esa noche, le dije que podíamos hacer algo en Deja Vu, que me imaginaba que no habría problema.

Luego el plan sería dar unas vueltas x ahí con Emanuel, y más tarde, caer en Deja Vu para probar sonido. En medio del intervalo de probar sonido, cenar y tocar, fui a una videoinstalación en una casa, que había armado Martiniano De, donde bebí una copita de vino. Volví a Deja Vú, y estaba bien, había público. No demasiado, pero bueno. Fede ponía musiquita, estaba bastante copado con los cantautores chilenos, como Gepe, etc. Así que arrancamos, primero con el show de Punga, en plan soundsystem, y luego a bailar con la tecno pop.

Una vez terminado el show, nos fuimos a la casa de Fede, a seguir charlando (no daba quedarse en Deja Vu), hasta que casi salía el sol, y ahí nuevamente a dormir.

El domingo me regresaba, y me había pasado que me olvidé unas remeras y discos en la sociedad Española. Hablé con la Vero para ver de recuperarlas, pero me dijo que el dueño de la Sociedad Española no podía interrumpir de ver su partidito de fútbol como para ir a abrirme. Encima que no me gusta para nada el fútbol, me dicen algo así, y me cuesta no detestar ese deporte. Por otro lado, me enteré ese día de que había salido una reseña en La Gaceta acerca del show que dimos el viernes en la Española, pero pregunté en toda la terminal, y ya se había agotado el diario. Le mandé un mensaje a Santiago, de que si habían en su casa comprado La Gaceta, para que me guarde un ejemplar. Así que me volví con 2 deudas pendientes, que me harán volver pronto, muy pronto, a Tuculandia, que será: recuperar mis remeras y discos olvidados, y encontrar el ejemplar del domingo de La Gaceta. :D

Hasta pronto, Tuculandia !

No hay comentarios: